Educar jugando: imaginación y resolución de problemas; fomentar la creatividad mientras jugamos

Capacidad crativa

Cuando hablo de creatividad en mis talleres y charlas, la gente tiende a creer que me refiero a contrariedades artísticas, quizá a no ser capaz de empezar una nueva obra o el llamado ‹‹miedo a la página en blanco›› de los escritores, pero la realidad es mucho más compleja. La capacidad creativa es algo muy complejo que debemos trabajar con nuestros pequeños a lo largo de toda su vida. Los juegos para desarrollar la lógica también son muy interesantes y los juegos de mesa para ejercitar la mente.

Capacidad creativa y resolución de problemas

El desarrollo de la imaginación y la capacidad creativa en la infancia es sumamente importante, pues ésta es la que nos permite, ya como adultos, desarrollar nuevos proyectos e ideas, así como enfrentar y resolver problemas desde distintos enfoques posibles.

Normalmente utilizamos el llamado ‹‹pensamiento vertical›› para resolver conflictos, esto es a través del pensamiento lógico. Pero el psicólogo Edward de Bono acuñó en 1967 el término ‹‹pensamiento lateral›› para referirse a otra forma de tratar con las dificultades, de una manera creativa que busca caminos alternativos, escapando de las ideas preconcebidas.

‹‹No hay duda de que la creatividad es el recurso humano más importante. Sin creatividad no habría progreso y estaríamos repitiendo siempre los mismos patrones››

Edward de Bono.

Esta manera de enfrentarse a las situaciones y conflictos nos permite estudiar más de una solución al mismo tiempo, calibrar la causa-efecto de los mismos, así como reconocer las oportunidades de cambio y crecimiento donde otros quizá no las ven.

Es el tipo de pensamiento que encontramos en personajes como Edison, Jobs o Copérnico. Como dirían Sternberg y Lubart, la innovación en nuestra sociedad se da gracias a aquellos individuos que deciden asumir el riesgo de ser creativos y apostar por nuevas ideas, en lugar de por aquello seguro porque ya se ha comprobado su eficacia de forma reiterada y repetitiva.

Así como es importante iniciar a los más pequeños con juegos y actividades que desarrollen su creatividad, hay que seguir fomentándola en la juventud y edad adulta, por lo que en este artículo no sólo nos centraremos en niños y niñas de más de 3 años, sino también en jóvenes de más de 10.

Niños y jóvenes creativos

En el segundo artículo de esta serie hablamos sobre la plasticidad cerebral y la estimulación temprana. Como comentamos a lo largo de éste, y otros artículos, el cerebro está en constante evolución en los más pequeños, por lo que es el momento ideal para introducir ciertas actividades. Y el pensamiento creativo es una de ellas, pues así evitaremos que se estanquen en un tipo de resolución lógica y determinista que no les permita progresar en un futuro.

Para los niños es esencial que promovamos y alentemos su crecimiento creativo, puesto que éste les permite expresar sus ideas y emociones libremente y a través de distintos medios, además de desarrollar su pensamiento abstracto, el cual les ayuda a relacionarse con el mundo exterior y a resolver aquellas problemáticas que se vayan encontrando por el camino, por muy difíciles que puedan parecer.

‹‹Otros han visto lo que es y preguntaron por qué. Yo he visto qué podría ser y he preguntado por qué no››

Pablo Picasso.

Un niño creativo tiende a desarrollar una gran fluidez verbal gracias a que son capaces de asociar y expresar ideas con rapidez, son originales y les gusta investigar, por lo que son más flexibles y capaces de comprender distintos puntos de vista sobre un mismo asunto —algo que a los padres nos viene muy bien cuando queremos que comprendan por qué han de ir a la cama o ponerse a hacer una actividad o tarea determinada cuando ellos querrían hace otra cosa. Todas ellas, capacidades que los hacen más sensibles y empáticos, pero también resolutivos, independientes y proactivos.

Normalmente, cuando nos quedamos paralizados ante una situación, vemos como un abismo insondable en pleno sendero, algo que nos impide avanzar ni alcanzar nuestras metas. La creatividad permite precisamente que seamos capaces de construir puentes, dar rodeos e incluso saltar en ala delta por encima de lo que parece imposible.

En mis talleres de creatividad me encuentro a menudo con personas encalladas en un momento o decisión vital, y cuando terminan los ejercicios es como si algo se liberara en su interior. De pronto, tras jugar o escribir un rato, es como si los problemas se hubieran suavizado, donde antes había un muro aparece una ventana abierta a lo desconocido.

‹‹La creatividad es inteligencia divirtiéndose››

Albert Einstein.

Para los chavales, los ejercicios de creatividad y pensamiento lateral son fantásticos. Realizo talleres de técnicas de estudio para jóvenes en bibliotecas, centros cívicos e institutos, y la mayor parte de las actividades que incluyo, aparte de herramientas organizativas, son aquellos que fomentan su imaginación y capacidad para resolver problemas de una manera totalmente distinta a como suelen hacerlo.

¿Por qué le doy tanta importancia a la creatividad? Yo fui una niña con una gran capacidad creativa, pero con una educación muy cuadriculada y restrictiva, por lo que sacaba unas notas horrorosas. Eso fue así hasta que en el instituto una profesora me mostró técnicas y ejercicios que me enseñaron a mirar de otro modo las piedras en el camino, y de pronto todo cambio. Pasé de ser una niña de insuficiente y suficiente, a sacar notables y matrículas.

Capacidad crativa

La creatividad se da en familia

Un estudio realizado por la doctora en psiquiatría Margaret Morgan Lawrence afirma que la creatividad nace en casa, es decir, en el mundo interior de los padres o tutores de los niños. Si un niño crece en un ambiente donde no recibe la suficiente atención para potenciar sus habilidades, o con adultos que reprimen sus ideas y no le permiten probar las cosas por él mismo, éste verá bloqueado el desarrollo de sus capacidades creativas, cognitivas y afectivo-sociales.

‹‹Todos los grandes hechos y todos los grandes pensamientos tienen un comienzo ridículo››

Albert Camus.

Para crear un ambiente seguro, abierto y nutritivo para nuestros hijos deberíamos tener en cuenta las siguientes ideas —también válidas en la escuela:

  • Libertad de expresión. La confianza y la seguridad van de la mano, si tu hijo o hija siente que puede hablar de cualquier cosa, expresar sus dudas e inquietudes, comentar sus ideas y emociones, todo ello sin ser juzgad@, sin importar si son buenos o malos —sin etiquetas—, sentirán que están en un entorno seguro. No sólo eso, si además les motivamos a que piensen sobre temas diversos y desconocidos para ellos, incluso que den vueltas a ideas aparentemente disparatadas, esto les llevará a buscar soluciones innovadoras y sabrán que no importa equivocarse, que precisamente la equivocación es parte del aprendizaje.
  • Trabajo en equipo. Sé que a veces puede resultar complicado aceptar la opinión de otro e incluso pedir ayuda, y justo por eso queremos fomentar el trabajo en equipo y el intercambio de opiniones. Si nos acostumbramos a hablar de los problemas entre todos, para así encontrar soluciones que nos impliquen como grupo, trabajando unidos, les enseñaremos cómo aplicar la creatividad en la vida real, además de fortalecer su autoestima e independencia, validando sus ideas y opiniones.
  • Experimentación. Desde que nacemos, el diálogo con nuestro entorno se realiza a través de la prueba y el error. Un niño aprende a moverse y a caminar, a balbucear y hablar, incluso a qué comer y qué no, a través de la experimentación. Sobreproteger a niños y jóvenes sólo lleva a que desarrollen miedos y sentimientos de incapacidad, cuando en realidad son capaces de todo lo que imaginen. Dediquemos tiempo al juego con nuestros hijos —sin forzar ni limitar con reglas—, pero también permitámosles ser ellos mismos y jugar a solas cuando lo pidan.

Para los más peques

En artículos anteriores hablamos especialmente de juegos para recién nacidos y niños de 3 a 9 años, y en ellos vimos que este tipo de actividades, especialmente aquellas orientadas a estimular su creatividad, suelen ser de carácter abierto.

Como decía más arriba, el pensamiento lateral permite encontrar múltiples respuestas a una misma incógnita, y esto es así porque todas son válidas. A la frase ‹‹Clara derramó la taza de café, pero no se mojó›› podemos responder que esto fue así porque la taza estaba vacía o porque estaba llena de granos de café en lugar de la bebida líquida, o incluso que Clara iba vestida con un impermeable o que lo derramó, pero no por encima suyo. Como vemos todas las respuestas son válidas y nos muestran distintas posibilidades ante una misma imagen.

‹‹La creatividad surge de la habilidad de ver las cosas desde muchos ángulos››,

Keri Smith.

Para potenciar la creatividad en niños es fundamental que prestemos atención a las preguntas que nos hacen y demos pie a que encuentren sus propias respuestas, por extrañas que parezcan, sin ponerles etiquetas de “bien” o “mal”. De este modo estimularemos su capacidad analítica y deductiva, pero también su inventiva y conciencia crítica. Evitaremos un pensamiento reproductivo e incentivaremos uno productivo.

Además de pintar, jugar con plastilina y arcilla, hacer manualidades y títeres, contar cuentos… Buscaremos cómo hacer de estas actividades algo nuevo. Por ejemplo, dejaremos que pinten los dibujos tal y como ellos quieran: cielo verde, árboles púrpura y agua amarilla. Pero también colorearemos un mismo dibujo de tres formas diferentes para que el niño escoja finalmente cuál le gusta más y nos explique por qué.

Primer frutal, capacidad creativa

Con los más pequeños también podemos jugar a disfrazarnos —a partir de 1 año y medio los niños disfrutarán de esta actividad, incluso en grupo, siempre y cuando haya un adulto que los guíe y acompañe. Por ejemplo, Haba nos ofrece un mini-puzle en el que los niños han de asociar imágenes y herramientas según los oficios de los personajes. ¿Por qué no disfrazarnos con ellos y que esto forme parte del juego? ¿Y si lo enlazamos con Mi primer frutal y vamos al mercado, compramos frutas o las recogemos de los árboles? Preguntemos al cocinero: ¿Qué podemos preparar con manzanas? Miles de ideas a través de un mismo juego.

‹‹No temas ser excéntrico en opinión, porque toda opinión aceptada hoy fue una vez excéntrica››

Bertrand Russell

Según van creciendo, podemos complicar las cosas. Una actividad que encanta a niños y niñas a partir de 5 y 6 años es la de inventar cuentos en grupo. Para ello utilizo las cartas de Dixit . Tras contarles una historia y explicarles en qué consistirá el ejercicio, les doy un par de cartas a cada uno y empiezan a crear. Cada uno dice una frase y la narración va creciendo. Normalmente da lugar a situaciones extravagantes y a muchas risas.

Dixit, capacidad creativa

Cuando ya dominan las letras y empiezan a leer, es interesante introducir juegos creativos con palabras y letras, para ello el Mixmo y el clásico Tabú son ideales. ¿Cuántas palabras se os ocurren que empiecen con “A”? ¿Y que terminen con “N”? ¿Cuántas frases distintas podéis crear combinando “elefante”, “fuente” y “tornillo”? No se trata de buscar la corrección ortográfica o gramatical, sino de que se diviertan mientras inventan y aprenden nuevo vocabulario.

También podemos introducirlos al mundo de los juegos lingüísticos con metáforas, comparaciones y personificaciones. Porque ‹‹Juan puede estirarse tanto como una jirafa›› y ‹‹el viento sopla como el lobo enfadado en Los tres cerditos››.

Las posibilidades son infinitas y, muchas veces, fomentar la creatividad en nuestros hijos pone la nuestra a prueba.

Puertas a la imaginación

Todos soñamos despiertos, en concreto, según varios estudios, los adultos tenemos varios episodios al día, de aproximadamente 14 segundos cada uno, en los que las áreas del cerebro encargadas de resolver problemáticas trabajan de forma más eficaz que cuando estamos dedicados a otras actividades diarias.

Según una investigación realizada a 230 niños en la Universidad escocesa de Stirling, aquellos niños que tienden a soñar despiertos puntúan más alto en los test más complejos. Y esto es así porque, según un estudio realizado en el Departamento de Psicología de la Universidad de la British Columbia, durante los sueños lúcidos —o abstracción cerebral—, se activan las zonas del cerebro que resuelven los problemas complejos, pero no sólo eso, sino que nuestro cerebro interpreta y asimila la información durante estos momentos en que parecemos ausentes.

‹‹La creatividad es simplemente conectar cosas. Cuando preguntas a gente creativa cómo hicieron algo, se sienten un poco culpables porque realmente no lo hicieron, simplemente vieron algo. Les parecía obvio después de un tiempo. Eso es porque eran capaces de conectar experiencias que habían tenido››

Steve Jobs.

A veces nos molesta cuando, en clase o durante una conversación, un niño, joven o adulto parece desconectar o dejar de prestar atención, cuando es muy posible que sea un momento de abstracción para analizar y aprehender una información relativa a un problema que actualmente le tiene preocupado. Por ello, la profesora y doctora en psicología Kalina Christoff asegura que es imperativo que los padres y educadores comprendan que no es malo que niños y jóvenes dejen de prestar atención durante lapsos concretos, puesto que sus cerebros están resolviendo problemas más importantes.

Para dejar libre a nuestro soñador interior, existen juegos que nos dan pie a inventar y desarrollar al mismo tiempo nuestras capacidades interpretativas.

  • Kaleidos no sólo nos permite buscar distintas opciones dentro de una misma imagen, sino también crear miles de historias a partir de una sola ficha, encontrar extravagancias que nos servirán como disparadores creativos, y jugar con vocabulario y frases enrevesadas.
  • Story Cubes —así como Dixit—, es un juego ideal para dar rienda suelta a nuestra capacidad para ejercer de narradores. Ambos juegos tienen distintas expansiones que nos ofrecen más horas de juego y nuevas posibilidades.

Story Cubes, capacidad creativa

  • Once Upon a Time nos permite ser cuenta cuentos. En mi opinión, un juego muy interesante tanto en casa, para que sean los propios niños quienes cuenten sus propias historias, como en clase, para fomentar ejercicios en grupo que desarrollen las capacidades imaginativas.
  • Black Stories es sólo una de las posibilidades que podemos encontrar de este juego de cartas destinado a resolver casos de forma deductiva, creativa y a veces absurda. Es un juego con el que lo pasarás en grande tanto con chavales a partir de 12 años, como en reuniones con amigos y familiares, pues en realidad es un juego pensado para adultos.
  • ¡Sí, Señor Oscuro! no sólo te permite ponerte creativo, sino también encarnarte en un rol e interpretarlo. Ideal para adolescentes y fiestas cachondas con vuestros amigos. Risas garantizadas.

Nos interesa tu opinión

La serie de artículos ‘Educar Jugando’ está destinada a resolver vuestras dudas como padres y madres, familia de niños y jóvenes, como educadores y terapeutas, en todo lo que nos sea posible. Por ello, los tres primeros artículos son una suerte de introducción a los temas y conceptos básicos para comprender después aspectos como la plasticidad cerebral, la estimulación temprana o la psicomotricidad.

A partir del cuarto artículo de la serie, queremos ofreceros una visión práctica a vuestras consultas: trucos para montar cumpleaños y fiestas temáticas; números y matemáticas; juegos para promover la colaboración; cómo introducir turnos y normas; fomentar la creatividad; fortalecer lazos y risas; y letras, palabras e idiomas.

Insistimos una vez más en que, si tenéis alguna pregunta, nos la enviéis a nuestro mail o respondiendo a los artículos en la web.

Agradeceremos vuestros comentarios para mejorar e incluir aquellos puntos de vista y temáticas que se nos hayan podido pasar por alto.

Sobre los Autores

Isabel del Río (Barcelona, 1983), terapeuta y escritora, licenciada en filosofía por la UAB, Maestra Reiki Federada y Fitoterapeuta Titulada. Trabaja en el mundo editorial, literario y cultural. Colabora con la revista Integral. Atiende una pequeña consulta de terapia holística e integral en Barcelona. Y realiza talleres de escritura y crecimiento personal por toda España —especializada en trastornos afectivos y emocionales, así como en educación infantil-juvenil.

Junto a su pareja, Ivan López (Barcelona, 1984) —artista marcial y especialista en juegos de mesa—, cría, educa y mima a su hijo Max, de casi 3 años.

Educar jugando: imaginación y resolución de problemas; fomentar la creatividad mientras jugamos
Valora este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat