fbpx

Cómo enseñar a tus hijos a jugar a juegos de mesa: nuestros consejos

Son muchos los padres y madres que quieren introducir a sus hijos en el mundo de los juegos de mesa y no saben por dónde empezar. Hay varios desafíos que los padres deben superar para empezar a jugar a juegos de mesa con sus hijos. Entre ellos, encontramos el momento de la explicación del juego. ¿Cómo enseñar a tus hijos a jugar a juegos de mesa? En este artículo te damos algunos consejos que pueden serte útiles.

Pero, antes de enseñarlo, deberás asegurarte de que has escogido el juego de mesa adecuado para su edad. Los niños pueden empezar a jugar a juegos de mesa a partir de los dos años, siempre y cuando el juego que elijamos sea apropiado para su nivel de desarrollo. En este artículo de nuestro blog, te presentamos los principales criterios a tener en cuenta según la edad y te recomendamos los juegos más acordes a la edad de tus hijos.

Una vez que esta tarea ya está resuelta, podemos entrar de lleno en el juego. Antes de empezar una partida debemos asegurarnos de que todos los jugadores conocen las normas del juego. Esto es especialmente importante cuando hablamos de juegos de mesa, que se caracterizan por basarse en un código o conjunto de reglas que dirigirán toda la partida.

8 consejos para enseñar a tus hijos a jugar a juegos de mesa

1. Ármate de paciencia

Lo primero que necesitas saber para enseñar a tus hijos a jugar a juegos de mesa es que no va a ser una tarea fácil. ¡Ármate de paciencia! Para enseñar a un niño a jugar a un juego nuevo tienes que partir del hecho de que, probablemente, no lo entienda a la primera. No se trata de subestimar a los niños, sino de tener en cuenta los problemas que podemos encontrarnos en el camino, para anticiparnos.

Entre las principales dificultades que pueden surgir, una puede ser que no entiendan la explicación a la primera o que se distraigan. A continuación, te daremos consejos específicos para superar este tipo de obstáculos, pero lo más importante es tener en mente que surgirán. La paciencia será tu mejor aliada en esta empresa.

Enseñar a tus hijos a jugar a juegos de mesa requerirá que tengas una actitud paciente y flexible, de manera que vayas adaptando tu explicación a las dudas que surjan de forma espontánea. Además, es importante escuchar sus aportaciones, para corroborar que realmente están entiendo lo que queremos transmitirles.

Catan junior, uno de los mejores juegos para enseñar a tus hijos a jugar a juegos de mesa

2. Aprende a jugar antes de explicar

Cuando explicamos un juego de mesa, no sólo a un niño, sino a cualquier persona, es una condición sine qua non saber cómo se juega. Para ello, lo mejor es haber jugado previamente. Podemos haber jugado solos o con otros adultos. De esta manera, nos estamos anticipando a las dudas que puedan surgir durante la partida, pues ya las habremos experimentado.

Para aprender a jugar tienes varias opciones: leer las reglas, ver algún vídeo, leer una reseña… En cualquier caso, es importante que tu conocimiento del juego vaya más allá de la mera lectura o visionado. Debes jugar alguna partida antes de enseñar el juego a tus hijos.

Cuando conocemos algo de primera mano, nuestras explicaciones sobre el tema mejoran notablemente. Podremos responder a las preguntas que nos hagan de forma concreta y precisa. Es otra forma de tomarse en serio a las personas a las que estamos lanzando nuestra explicación.

3. No les leas las reglas

Esto es un error en el que se puede caer fácilmente. A veces, cuando intentamos explicar algo, creemos que la mejor forma es leyendo las reglas del juego a los demás. Nada más lejos de la realidad.

Ten en cuenta que, mientras tú tienes las reglas en la mano, los demás no están siguiendo la lectura. Ya es difícil para los adultos concentrarse en una lectura que no tienen delante, imagina lo que complicado que puede resultar para los niños.

Nuestro consejo es que te leas las reglas previamente, pruebes a jugar y luego prescindas del manual para enseñar el juego a tus hijos. Utiliza tus propias palabras y te entenderán mucho mejor, además de prestarte mucha más atención.

4. Sólo enseña una persona

Este consejo es fundamental. Cuando vamos a jugar a un juego de mesa rara vez somos sólo dos personas. Seguramente os dispongáis a jugar toda la familia y algún miembro no sepa como se juega, mientras que otros ya habréis jugado previamente. Ante esta situación es importante que sólo una persona sea la que explique el juego a los demás.

Cuando dos o más personas intentan enseñar un juego a la vez, la explicación se anula por completo. Es muy difícil seguir el hilo a varias personas a la vez, y más si se están interrumpiendo continuamente. Elige quién va a explicar el juego y procura que nadie se interponga en la explicación. Si algo se ha olvidado, se puede añadir cuando el encargado de la explicación termine.

Story cubes, otro de los juegos para enseñar a tus hijos a jugar a juegos de mesa

5. El objetivo del juego se explica primero

La primera idea que debes lanzar cuando intentas enseñar a tus hijos a jugar a juegos de mesa es el objetivo del juego en cuestión. Antes de mostrar cuál es la dinámica del juego o los movimientos que pueden realizarse, asegúrate de que todos han entendido el objetivo del mismo.

El objetivo del juego da a los jugadores una idea general de hacia dónde deben dirigirse durante la partida. Una vez entendido éste, todas las explicaciones que vengan a continuación cobrarán sentido. Tener una meta hará comprender a los jugadores para qué tienen que hacer lo que hacen.

Durante tu explicación, trata de volver al objetivo todas las veces que te sea posible. Intenta recordarlo a los jugadores siempre que puedas y verás cómo captan más rápidamente la idea del juego.

6. Pregunta si se entiende tu explicación

Un truco para corroborar que tus hijos están entendiendo lo que les explicas es preguntar. Mientras les enseñas el juego, trata de formular preguntas del tipo: ¿Lo habéis entendido?, ¿Hasta aquí todo bien? Incluso puedes pedirles que te expliquen alguna jugada ellos mismos, así comprobarás si ha habido algún malentendido.

7. Pon ejemplos

Para que sea buena, una explicación debe ir siempre acompañada de ejemplos. Sin ellos, será difícil que los niños sigan el hilo de lo que les estás contando. Para poner los ejemplos sírvete de los propios elementos del juego, de manera que la recreación sea lo más fiel posible a lo que ocurrirá después durante la partida.

8. No dejes que cojan los componentes del juego

Imagínate esta situación: tus hijos jugando con los meeples mientras tú intentas enseñarle qué hay que hacer cuando te sale tal carta o esta otra. Seguramente lo que se te viene a la cabeza es el caos.

Cuando intentas enseñar a tus hijos a jugar a juegos de mesa, debes evitar cualquier tipo de distracción. La principal es el propio juego. Puedes utilizar sus componentes para ejemplificar y mostrarles lo que les explicas. Sin embargo, no deberías permitir que los cojan hasta el final de la explicación. Si no, dejarán de escucharte en cuanto se hagan con ellos.

La mejor forma es poner como primera norma del juego no tocar los elementos hasta que empiece la partida. Si lo planteas como un reto, seguramente te prestarán muchísima más atención. Ésta será la primera prueba del juego para ellos y podrán ganar o perder puntos en función de su obediencia.

Unicornio destello, enseñar a tus hijos a jugar a juegos de mesa

Hasta aquí nuestros consejos para enseñar a tus hijos a jugar a juegos de mesa. Ahora que ya tienes todos los trucos, puedes pasarte por nuestra tienda y elegir el juego que más te guste para introducirlos en este mundo tan apasionante. Y nuestro último consejo y más importante: ¡diviértete jugando con ellos!

Valora este post
WhatsApp chat