Juegos de mesa para preadolescentes… ¡Adiós vergüenza!

Dado, juegos de mesa para preadolescentes

Se habla mucho sobre la adolescencia como una edad complicada en la relación entre padres e hijos. Pero, ¿qué hay de la preadolescencia? Ahí es cuando empieza todo. ¿Quieres saber cómo conectar mejor con tu hijo preadolescente? En este artículo encontrarás las claves para conseguirlo a través del juego: los mejores juegos de mesa para preadolescentes.

Para que te pongas en situación. ¿Reconoces ese momento en el que tu hijo o hija se avergüenza cuando le das un beso al despedirte en la puerta del instituto? Cuando se avergüenzan de que los acompañes pero aún son demasiado pequeños como para salir solos. Hablamos de esa etapa en la que ya no son niños, pero tampoco adolescentes ni adultos: están en tierra de nadie. Si sabes de lo que te hablo, tienes un hijo preadolescente; este artículo te interesa.

La preadolescencia comienza aproximadamente a los 11 años. Los niños a partir de esa edad empiezan a experimentar una serie de cambios físicos que desembocan en una inestabilidad emocional y conductual.  Esto provoca mucha confusión y aparece… ¡la vergüenza! Sin duda la gran marca del preadolescente. Los niños a estas edades suelen ser introvertidos y retraídos, todo les da vergüenza. ¿Quieres que aprendan a superarla? Puedes conseguirlo jugando a estos juegos de mesa para preadolescentes.

¡Adiós vergüenza! Los mejores juegos de mesa para preadolescentes

Para que tus hijos preadolescentes dejen atrás la vergüenza te presentamos dos juegos en los que tendrán que emplear al máximo su expresividad.

El soneto

El soneto, uno de nuestros juegos de mesa para preadolescentes

Como puedes intuir por su nombre, El soneto va exactamente de eso: jugar a ser poeta. Este juego está indicado para niños a partir de 10 años y es perfecto para sacar todo su potencial artístico.

Ambientado en el Siglo de Oro español, este juego recupera los sonetos de los mejores escritores de la época dorada de la literatura española. Los jugadores se convierten en participantes de un concurso organizado por el distinguido Lope de Vega. Quien sea capaz de componer el mejor soneto ganará el certamen y se proclamará como vencedor de la partida.

La mecánica del juego es sencilla. Se juega en tres rondas, que constan de tres turnos cada una. Al inicio de la partida se reparten seis cartas para cada jugador que tienen una letra impresa. En la mesa tendremos cartas simliares dispuestas con las letras boca arriba. Empieza el primer turno: tenemos que formar palabras utilizando como mínimo dos cartas de nuestro mazo combinadas con alguna de la mesa. El tipo de palabra a formar se nos indicará mediante una tarjeta que hay en el tablero.

¿Preparado? ¡El tiempo corre! El reloj de arena empieza a contar y tendremos dos minutos para crear nuestras palabras. En función de las letras utilizadas, ganaremos una serie de puntos que nos harán avanzar en el juego. ¡Pero esto no es todo! Podremos ganar puntos extra si utilizamos bien nuestra pluma y nuestra imaginación.

Como ves, este juego garantiza un buen rato en familia. Seguro que aparecen palabras inventadas que nos harán llorar de la risa, ¡sé creativo! No sólo es una buena forma de conectar con tus hijos, sino que además les permitirá aprender sobre los mejores literatos de nuestra historia, ¿qué más se puede pedir?

¡Pásate por nuestra tienda y saca al artista que llevan dentro!

Time’s up Party

Time's up party, uno de nuestros juegos de mesa para adolescentes

Este clásico familiar tiene varias versiones que puedes encontrar en nuestro catálogo, pero el más recomendado para preadolescentes es Time’s up Party. Esta versión está recomendada para niños a partir de 12 años y ¡es un acierto seguro!

La dinámica general del juego es la misma en todas las versiones. Se juega en dos equipos, así que podéis aprovechar para hacer piña con vuestros hijos. Sólo hay tres componentes: unas tarjetas con conceptos impresos, un reloj de arena y ¡los jugadores! Cada equipo tendrá que acertar el máximo número de conceptos posibles en una vuelta de reloj. Un miembro del equipo se encargará de explicar el concepto al resto. En esta versión cada tarjeta incluye dos conceptos, podremos elegir cuál queremos que el equipo adivine.

¿Fácil? ¡Pues lo complicamos un poco! El juego consta de tres rondas y en cada una de ellas la explicación estará limitada. En la primera, Hablar libremente, el jugador podrá explicar el concepto como quiera sin mencionarlo. La segunda, Una palabra, lo complica un poco más: hay que explicar el concepto utilizando tan sólo una palabra. Y la última ronda, Mímica, nos obligará a utilizar todo nuestro cuerpo… y nada más. No podremos utilizar ningún sonido, sólo gestos.

Time’s up Party se diferencia de los demás en la temática, los conceptos están relacionados con personajes de juegos y películas. Es por eso que los preadolescentes suelen ser los que dominan el juego. ¿Y si no conocemos los conceptos? ¡Está todo pensado! El juego incluye una pequeña guía para consultar los conceptos que no conozcas.

Como ves, es ideal para deshinibirse. La ronda de mímica hará que tus hijos descubran todas las posiblidades de su cuerpo y se olviden de la vergüenza. Y, por supuesto, ¡las risas están aseguradas!

 

¿Te han funcionado estos juegos de mesa para preadolescentes? ¡Déjanos una valoración en la tienda!

Juegos de mesa para preadolescentes… ¡Adiós vergüenza!
Valora este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.